Gloria Muñoz

trabajó para el periódico mexicano Punto, la agencia alemana de prensa DPA, el periódico estadounidense La Opinión y el periódico mexicano La Jornada de 1994 a 1996.

La mañana del 9 de febrero de 1995 entrevistó por primera vez, con Hermann Bellinghausen, al subcomandante insurgente Marcos para el diario La Jornada. En 1997 dejó su trabajo, familia y amigos para irse a vivir a las comunidades rebeldes de la Selva Lacandona en Chiapas. Tiene una columna semanal que aparece todos los sábados en La Jornada, titulada Los de abajo.

Su obra, EZLN: 20 y 10, el fuego y la palabra, presentada por el Subcomandante Marcos, fue publicada en español en 2003.

Es una de las fundadoras de la revista semanal Desinformémonos, periodismo de abajo.