María Siosi

Vicenta María Siosi Pino, escritora de origen wayuu, nació en 1965 en San Antonio de Pancho, ranchería ubicada en la media Guajira. Vicenta pertenece por vía materna al clan Apshana, y su tradición familiar la emparenta generaciones atrás con un italiano y una wayuu, tema de su cuento: “El honroso vericueto de mi linaje” (1993). En abril de 1992 Vicenta Siosi fue la primera escritora en ser publicada en la célebre Woummainpa, una serie de cuadernillos wayuu financiados por la Gobernación de la Guajira, cuyo secretario de asuntos indígenas era en ese entonces Weildler Guerra Curvelo, destacado antropólogo wayuu. “Esa horrible costumbre de alejarme de ti”, el primer cuento publicado por Vicenta, impacta la conciencia del lector por la manera en que va describiendo el forzado y luego acostumbrado alejamiento al que se ve sometido el wayuu contemporáneo, quien al migrar a la ciudad suele quedar en un extraño y abismal limbo entre mundos, como bien lo supo anticipar Miguel Ángel Jusayú en el cuento “Ni era vaca ni era caballo” (1975). Vicenta Siosi conoce bien los avatares del wayuu que migra a la gran ciudad, pues pasó varios años estudiando en Bogotá, primero, Comunicación Social en la Universidad de la Sabana, y luego Planificación del Desarrollo Regional en la Universidad Jorge Tadeo Lozano. Desde entonces ha trabajado como corresponsal, jefe de prensa de la Gobernación de la Guajira, libretista, profesora universitaria y documentalista para televisión. De sus trabajos de investigación fílmica se destacan: Origen y fuerza del matrimonio wayuu y Fiesta de los emborrachadores de Riohacha, proyecto con el que ganó el premio-beca nacional de Colcultura en 1995. En 1998 Vicenta Siosi envía su cuento “El dulce corazón de los piel cobriza” al concurso Enka: Premio Andino y Panamá de Literatura Infantil. Allí gana una mención de honor. Se trata de uno de los primeros reconocimientos literarios otorgados a nivel internacional a una escritora indígena nacida en Colombia.